Skip to content Skip to footer

El Santo

Hace ya un tiempo que su espíritu se alejó del cuerpo y hasta llegó a comentar que tuvo una extraña sensación de desdoblamiento. Se basta palpando el recuerdo. En ocasiones le sobreviene la noche caminando en sus sueños y poco le importa si muere el día. Él, sostiene el mundo y lo sabe todo.

El Santo, así lo llaman, discretamente se aleja. Lleva aroma de fresas salvajes.

Dejar un comentario