Skip to content Skip to footer

Tarde de besos y proteas

Hoy las jacarandas y los rayos detenidos del sol lo inundan todo. Sus destellos deslumbran a las estrelitzias y a los geranios que crecen distraídos. Las flores silvestres están por llegar y las raíces de los árboles me sostienen como si aún fuera una niña. Es una tarde de besos y proteas. Intuyo la inminencia de una noche estrellada y de estar viva al otro  lado de la vida sostenida  por la palabra. A lo lejos, con invocaciones a la belleza, suena la canción del poeta. Todo sucede afuera.

2 Comentarios

Dejar un comentario