Skip to content Skip to footer

Aquella hora encantada

En aquella hora encantada se extendió la noche. Había una muchedumbre silenciosa en la aparente ciudad desnuda, cubierta por un lecho de estrellas que abría el otoño, y en esa hora de angustia y de luz tenue yo intentaba sostener el mundo sintiendo que por tus venas bajaba la luz del cielo.

Ignoraba tu nombre, pero intuía que a mi vida se unía tu vida, y mi carne humana temblaba en una hueca sombra de emoción desconcertada.

Siendo un secreto esclavo te arrojaron de mi alma en un soplo de eternidad dormida por la muerte.

Dejar un comentario